Unicornios; Cuentos y Leyendas

Os dejo una pequeña y hermosa recopilación de cuentos y leyendas sobre estos bellos y místicos animales, También un vídeo con imagenes, espero que os gusten tanto como a mí y los disfruten, Sed felices.

video

La Niña Candela y el Unicornio
Al norte de España , en Asturias,lindando con las fronteras de Galicia y León,existe un pueblín situado a pie de montaña llamado Viliella. Tan pequeño es el pueblecito que no sale en los mapas y sólo se puede llegar andando o a lomos de un animal.
Candela , una niña de cuatro años de hermosos ojos grises, vivía allí con sus abuelos en una casa de piedra con pajar,establo y un hórreo de madera con tejado de pizarra donde guardaban el trigo.

Candela vivía feliz rodeada de animales a los que cuidaba cada mañana con la ayuda de su abuelo Luis y su abuela Luz.Daba el grano a los pollos y las gallinas,alimentaba con hojas verdes y zanahorias a los conejos y para las ovejas siempre había un montón de heno fresco del prado, si es que no se las llevavan a la braña a pastar.

Uno de esos días en que sacaron a las ovejas de paseo ,Candela se había alejado de sus abuelos y vino a comer a las manos de la niña un Caballo blanco con una hermosa crín, larga y salvaje.

También tenia un cuerno en la frente,pero no parecía agresivo,sino mas bien dulce.Candela se quedo asombrada ante el ejemplar. Cogió una ramita seca y empezó a peinarle con mucho esmero.Luego le acarició y como parecía sediento , lo llevo hasta el río para que bebiera agua fresca. finalmente el caballo de 1 cuerno se quedo dormido a la sombra de un castaño.Entonces Candela corrió a contarle el hallazgo a sus abuelos.

-¡Abuelo, abuelito, un caballo blanco con un cuerno en la frente a venido a comer de mi mano!

-¡Ay,hija! Los caballos no tienen cuernos.

-Que si ,abuelito, que este tiene uno.

-Pareces Antoñita la fantástica ,hija ¡Habrás visto una vaca!

-Que no, abuelito,que era un caballo. Ven conmigo a verlo.

-Lo que has visto,cariño, es un unicornio -intervino la abuela -.Hacía tiempo que no se le veía , pero siempre vuelve cuando huele la inocencia de una criatura tan tierna como tú.

-Eso es, abuelita, un unicuerno..., o...¡Bueno como se llame..,!¡Ven, abuelita Luz! Ahora se ha quedado dormido cerca del río a la sombra de un árbol muy grande. Acompañame y lo veras con tus propios ojos.

-Imposible,pequeña.Los unicornios son mágicos y solo se muestran a los limpios de corazón.Una vieja como yo ya he perdido la pureza... No podría ver ningún ser fantástico.

-¡Que tonterías dices ,abuela! ¿Tú,el corazón sucio, con lo limpia que eres? Y eres la mas buena del mundo -dijo mientras le daba un beso y un achuchón.

-Deja de meterle a la niña chifladuras en la cabeza-al abuelo Luis le ponía de mal humor hablar de esas viejas historias.

-Yo no estoy chiflada. A mi también se me apareció el unicornio cuando tenia su edad y tampoco me creyeron.

-¡Bah! Sois tal para cual-refunfuño el abuelo alejándose.

-Y dime , hija -murmuró la abuela retomando la conversación-¿Sabes si el caballito iba acompañado de una xana?

-¿Una xana?¿Y eso qué es ,abuela Luz?

-Las xanas son las hadas de esta región. Y cuentan historias que a veces ayudan a los Hombres a recoger la cosecha .

-¿Qué aspecto tienen, abuelita?
-Bueno...son pocos los elegidos que las han podido ver... pero dicen que son diminutas como pajarillos y que tienen alitas.
-Pues a mi me parece que el unicornio estaba mas solo que la una.

-Ummm...-se extrañó la abuela-. Quizá se hubiera perdido.

-Tenia el pelo enredado y parecia muy cansado ,abuela Luz.

-Mira -dijo la abuela entretejiendo unas flores-, vuelve a su lado y coloca alrededor de su cuello esta corona de jazmines. Si la xana está cerca, olerá la flores y podrá encontrarlo.

-Vale-contestó Candela con resolución.

Y así, sin perder un minuto,corrió hacia el unicornio que aún dormía bajo el castaño. Colocó la corona alrededor de su cuello y se sentó a ver que pasaba.El aroma a jazmín lo inundó todo y,tras unos instantes,apareció volando Clavelina. Una xana bellísima con un resplandeciente vestido de tul.

-Gracias por cuidar de mi unicornio, niña Candela. Por hacerlo te voy a regalar un don: Podrás ver, siempre que quieras a todos los seres fantásticos que habitan el bosque de la Viliella; solo tendrás que llamarnos. Y si estas en dificultades, yo, xana Clavelina,te prometo que acudiré en tu ayuda- y diciendo esto, tocó a la niña con su varita rodeándola de luz.

-Eso es fantástico,pero... ¿podrías hacerme un favor antes de irte?-reclamó la niña-. Me gustaría mecanismo que mi abuelita también pueda verte. Ella es limpia de corazón, de verdad, xana, y tiene tantas ganas de conocer un hada de verdad...
Le concedió el deseo, y ambas montadas a la grupa del caballo blanco unicornio, volaron en busca de la querida abuela.

BELLA Y EL UNICORNIO
Bella era la más hermosa de todas las mujeres. Nadie podía igualarla en elegancia, en belleza. Provocaba suspiros en cualquiera que la viera pasar. Pero su corazón era frío, duro como la roca, distante, jamás ninguna emoción había hecho mella en él.

Por eso, cuando una tarde vio en el río el reflejo de un ser fabuloso, cuando vio los ojos curiosos que la miraban desde el agua, Bella se supo cautiva, hechizada, presa de sus emociones... y viva por fin.

Al minuto siguiente él ya no estaba. Y aunque buscó y le llamó, no encontró a su Unicornio. Suyo, porque solo ella le conocía, solo ella le amaba, solo ella creía en él...

Desde entonces, Bella descuidó su ajuar, dejó de mimar su piel untándola de esencias, olvidó sus joyas en el fondo de sus cofres, dejó de buscarse en los espejos, de cepillar su cabello... y sus ojos azules se cubrieron con un velo de tristeza. Pero seguía sabiéndose viva...

Las gentes del lugar inventaron leyendas y fantasías que explicaban por qué cada amanecer la que seguía siendo la muchacha más hermosa de cuantas habían visto, recorría el farallón más alto, su vestido agitándose al viento, su melena enredándose y danzando alrededor de su rostro, su mirada ausente, buscando en el horizonte lo que nadie acertaba a imaginar.

Un día, al paso de un peregrino, Bella se acercó y le preguntó:

-Buen hombre, tú que llevas la sabiduría reflejada en tu rostro, y al que la experiencia de toda una vida ha dibujado arrugas en la piel, dime, ¿cómo lo puedo encontrar?

-No sé qué persigues, pero cuanto menos lo busques, más rápido lo encontrarás -fue su respuesta.

Sin embargo, Bella empezó a hilar una red con sus largos cabellos. Tejió y tejió y cierto día, cuando los hombres miraron al acantilado, vieron una inmensa tela de araña que se balanceaba al viento y cubría el acantilado entero, desde la costa hasta el confín del mar. Y allí esperaba Bella, y tras un tiempo apareció su Unicornio, trotando sobre las olas, mirándola fijamente, tal vez con desdén, tal vez con sorpresa. Y en la red de Bella quedó atrapado su Unicornio.

Ella se acercó y acarició su piel, su crin, mientras sonreía por saber suyo al Unicornio. Creyó que al caer en la red, el Unicornio no podría sino quererla siempre, como ella haría con él. Pero el Unicornio habló, habló de lo absurdo de los amores que encarcelan y esclavizan al otro...

-Aunque me apreses, ates mis movimientos o me guardes en tu sitio más secreto y protegido de tu palacio, nada obtendrás de mí. Esta red sólo consigue atrapar mi cuerpo, pero mi corazón no puede ser tu cautivo. Sólo somos capaces de querer a los demás desde nuestra libertad.

Bella, confundida, pensó que solo deseaba que llegara el día en que el unicornio fuera capaz de amarla... nada más. Y la red se deshizo instantáneamente, y el Unicornio escapó. Bella se quedó quieta, inmóvil, tanto que su cuerpo empezó a convertirse en una estatua de piedra, hermosa, sublime, la más perfecta que nadie jamás hubiera esculpido.

Desde ese día, la estatua de Bella en lo alto del acantilado ve acercarse a muchachas enamoradas que le cuentan sus sueños, sus ilusiones; a niños que juegan y danzan a su alrededor; a un joven flautista que aprendió a tocar a los pies de la estatua y que ahora deleita a todos con su música, tal vez en un vano intento de sacar a Bella de su sueño eterno. Pero lo más sorprendente son las flores que cada amanecer, rodean la estatua y cuelgan de las manos de piedra, frescas, lindas, cubriendo con su olor y sus colores a Bella.

Cuentan que hay alguien que llega con las primeras luces del alba, se inclina reverente, con devoción casi, ante la estatua, deja descansar unos instantes su cabeza en su regazo... Y se marcha, dejando su ofrenda, corriendo veloz, galopando sobre la espuma de las olas.

Es el Unicornio.

EL UNICORNIO Y EL MAR
Había una vez un unicornio que tenía un problema, y es que él no sabía qué era lo que tenían que hacer los unicornios. Un día salió decidido a saber qué era lo que hacía un unicornio, y para ello decidió observar a los demás por si aquello le daba una pista.

Dicho y hecho, comenzó a andar por el bosque encantado y se topó con una rana que croaba en su charca. El unicornio se dijo:

- Las ranas croan en su charca, ¿Y qué hace un unicornio?.

Siguió caminando y se encontró con un gran dragón verde que estaba asando castañas con su aliento de fuego. Y el unicornio se dijo:

- Las ranas croan en su charca, el dragón verde asa castañas... ¿Qué es lo que hace un unicornio?

Y continuó andando, y se encontró con un duende que se dedicaba a pintar el arco iris de los más bellos colores. Y el unicornio se dijo:

- Las ranas croan en su charca, el dragón verde asa castañas, el duende pinta el arco iris,... ¿Y qué es lo que hace un unicornio?. -

El hada del bosque se compadeció de él y le dijo:

- Si las ranas croan en su charca, los dragones asan castañas y los duendes pintan el arco iris, un unicornio salva princesas.

Y el unicornio se puso muy contento porque ya sabía lo que tenía que hacer. No muy lejos de allí estaba el laberinto del Ogro, y el unicornio se enteró de que tenía una princesa cautiva allí. Y como sabía lo que tenía que hacer un unicornio, se dirigió a salvarla de las garras del Ogro. Tras muchas penurias y aventuras el unicornio consiguió engañar al Ogro y rescató a la princesa.

Y la princesa resultó ser la hija del rey Neptuno, soberano de los mares. La princesa le invitó a que le acompañase a ver su reino. El unicornio se quedó encantado con aquel lugar. El rey Neptuno, agradecido por que había rescatado a su hija le concedió la gracia de quedarse en el mar para siempre y lo convirtió en Narval.


GIOMAR Y EL UNICORNIO
Gobernaba en Navarra el rey Sancho el Magnánimo que, tras muchos años de pelear contra los moros que amenazaban las fronteras del Reino, había conseguido llevar la paz a sus tierras.

Sancho, casado con Doña Aldonza, tenía dos hijas, Violante y Giomar. Las dos eran hermosas, virtuosas y discretas. La primera era morena y la segunda rubia. Todos los que las conocían las querían y las respetaban y ellas iluminaban la vejez de sus padres.

Una tarde, llegó al castillo un caballero que se dirigía a tierras lejanas. Nada más verse, el caballero y Giomar se enamoraron perdidamente el uno del otro. Al día siguiente, el joven prosiguió su camino y nunca más volvió, pues murió en la guerra. Giomar entristecía cada vez que pensaba en él, aunque nada dejaba traslucir para no preocupar a los suyos, que la creían totalmente feliz.

Pasaron los años y Doña Aldonza murió. El luto se apoderó del castillo y sobre todo, se introdujo en el corazón del rey Sancho de tal forma que parecía agonizar de dolor. Ni la atención de sus hijas, ni los cuidados de sus hombres servían para nada. Aquel hombre fuerte y corpulento se iba debilitando día a día; sólo esperaba la muerte para ir a reunirse con su querida esposa.

Muchos médicos y curanderos visitaron el rey pero ninguno conocía el remedio para curar su enfermedad.

Un día llegó al palacio un ermitaño que pidió ver al enfermo. Después de observarlo con atención dijo:

-Don Sancho sanará. Sólo necesita beber un brebaje que yo prepararé.

La esperanza asomó a los rostros de todos los presentes; el ermitaño continuó:

-Ahora bien, para que la medicina sea eficaz, deberá de tomar el brebaje en un vaso hecho con cuerno de Unicornio.

Todos se miraron consternados. ¡No había ningún vaso de cuerno de Unicornio en el lugar! Las princesas estaban desilusionadas y apenadas. El ermitaño, al ver el desconcierto que sus palabras habían causado, volvió a hablar.

-¡No está del todo perdido! En el bosque de Betelu vive un Unicornio, tiene forma de caballo y un cuerno en la frente. Es un animal peligroso y de difícil captura, sólo se rinde ante las personas que tienen un alma pura y que no haya tenido penas de amor...

Todos los ojos miraron a Violante y a Giomar. La hermana mayor se ofreció prontamente. ¡Ella iría en busca del animal!Y, en efecto, Violante se internó en el bosque de Betelu. Iba decidida y con paso firme. A los pocos minutos oyó, a lo lejos, el relinche del Unicornio y fue tal el miedo que se apoderó de ella que salió corriendo y no paró de correr y de llorar hasta llegar al castillo.

Don Sancho, seguía empeorando. Giomar tomó la decisión de ir en busca del animal. Eligió los mej0res ballesteros del castillo y fue al bosque. Todavía sufría penas de amor por aquel caballero que un día conoció y sabía que corría un grave peligro, por eso dio orden a los ballesteros:

-Manteneos atentos. Cuando veáis que el Unicornio me ataca disparad las saetas.

Giomar se adelantó y esperó al animal. Este no se hizo esperar. Al ver a la joven se acercó, y cuando ella tendió la mano para acariciarlo, le acometió furiosamente atravesándole el cuerpo con el cuerno. Los ballesteros dispararon pero ya era tarde, Giomar había muerto. Los soldados llevaron al castillo el cuerpo de la muchacha y el cuerno del Unicornio.

El rey Sancho el Magnánimo sanó, pero no vivió mucho pues la muerte de su hija le partió el corazón y ya no hubo medicinas para curarlo.


EL UNICORNIO
Muchos años atrás, cuando el mundo era aún muy joven, salvajes y maravillosas criaturas corrían por todas partes. El más hermoso de todos ellos era el Unicornio.Constantemente protegido por los poderes mágicos de su cuerno, el unicornio no era fácil de capturar. No solo era suave y gentil, si no también extremadamente rápido, seguro y agraciado, lo que frustraba hasta los mas expertos cazadores. Pero lo que asegura la captura segura de un unicornio, era la ayuda de una joven e inocente moza. Pues a la criatura le atraía su pureza, se acercaba confiado y descansaba la cabeza sobre las piernas de la joven. Era así como la indefensa y despreocupada criatura era capturada. Y de esa manera después desaparecieron todos los unicornios.

¡EL MUNDO AHORA LAMENTA LA PERDIDA DE ESTE SER TAN MÁGICO! Y AHORA QUE ES DEMASIADO TARDE, AUN EXTRAÑAMOS SU BELLEZA

14 Comentários:

Anónimo dijo...

ne se sito

Anónimo dijo...

Hola soy Cami tengo 12 años¡¡que lindos cuentos!!! me encanto me lei todos...los felicito...besos y vivan las hadas y los unicornios =)

Anónimo dijo...

Me encantan los unicornios incluso e soñado varias veces con ellos

Anónimo dijo...

hola soy Rocio tengo 8 años he leido este cuento y me ha encantado

Anónimo dijo...

HOLA SOY ROCIO OTRAVEZ Y ME HE LEIDO YA 2 CUENTOS Y ME HA ENCANTADO MUCHO

Anónimo dijo...

Yo soy Pastor Dave Smith un prestamista de dinero privado, con más de (9) nueve
años de experiencia en el negocio .. Ofrecemos los siguientes tipos de
préstamos. Préstamos Personales (Secure y ordinarios). Préstamos Comerciales (Secure
y no garantizados). Préstamo de Consolidación. Me ofrecen préstamos con fondos propios
entre un mínimo. cantidad de $ 5,000.00 en adelante. cantidad de $
10,000,000.00 de dólares, abierta a particulares, empresas y
agencias de cooperación, independientemente de su estado civil, sexo, religión,
y la ubicación, pero debe haber una forma legal de pagar el préstamo en
el tiempo estipulado, y tener miedo de Dios.y la tasa de transferencia bancaria es
importante que un cliente que solicitar un préstamo debe pagar.

Datos del solicitante: *
Nombre del solicitante: ............................................. . *
Dirección: De: ..........................................
Solicitante * Ciudad: .............................................. .
Cantidad que se necesita: ..........................................
Duración: .........................................
* Estado: ............................................... ................. *
País: ............................................... ..............
email: davemorloaninvestment@gmail.com

Belen Saavedra dijo...

nunca es tarde para las historias de animacion que segun muxas personas son de cabros xikos

Anónimo dijo...

me encanta estos cuentos no se si sois escritores pero os valoró como un 10 bien grande.

Anónimo dijo...

la leyenda del unicornio es verdad

Anónimo dijo...

jejejeje pinches unicornios mamones valen pa pura madre jejejeje :3 :)

Anónimo dijo...

si kieren saber mas de unicornios mamones y pendejos metanse a esta pagina pinches putos .... ¡¡¡

Anónimo dijo...

jel ke lo leea es puto jaja ¡¡¡ pendejos!!!

Anónimo dijo...

tu invesil pinche pastor dave smith chinga tu madre con todo y tus prestamos

Anónimo dijo...

jaaa looool!!! los unicornis sii son reales
:3

Publicar un comentario en la entrada

Nunca será tarde para buscar un mundo mejor y más nuevo, si en el empeño ponemos coraje y esperanza. Déjanos tu comentario:

/
 
© 2009 | EL RINCÓN DE LAS
HADAS
| Por *Templates para VOCÊ*